Imagen Top
Enciclopedia del Tango
 
Historia
La población negra en el Río de la Plata

Pocos años después de ser fundada la ciudad, comienza el tráfico de esclavos. Ya en 1588 recibe el rey noticias preocupantes sobre este hecho de parte del fiscal de la Real Audiencia de Charcas, que le pedía cerrar el puerto de Buenos Aires a los barcos portugueses que traían mercaderías y negros.

En 1591, el Consejo de Indias accedió a un pedido del gobernador Alonso de Vera y Aragón y permitió la introducción de quinientos esclavos de Guinea para realizar labores que los indios se negaban a hacer.

Por supuesto, esta cantidad permitida fue ampliamente superada y grandes contingentes de negros eran desembarcados en el puerto y cargados en carretas enviados a Potosí a trabajar en las minas.

El valor de un esclavo en términos monetarios era importante en el Río de la Plata, por eso además no era buen negocio abusar de ellos; ésto les permitió a los negros desarrollar sus habillidades y se dieron casos, como el de Fermín Gayoso, criado al servicio del Director Pueyrredón, que fue pintor de fama y maestro de su hijo Prilidiano. Pero claro, llegaron las guerras y allí comenzó su exterminio. Como nota patética para ilustrar lo dicho, basta con recordar la anécdota protagonizada por el General San Martín cuando al mes siguiente de la batalla de Chacabuco regresa a Buenos Aires con su edecán O’Brien. Al llegar a la cuesta donde se había producido el hecho de armas descubre los túmulos de los infantes de color y algunas versiones dicen que al ver los cadáveres insepultos se baja de su mula y emocionado exclama: “Pobres mis negros”.

No obstante, en épocas de Rosas la situación de los negros fue relativamente buena. Tomás de Iriarte en sus “Memorias” dice: “los negros encontraron en el Caudillo de la pampa una decidida protección; les hizo concesiones y proporcionó fondos para que se establecieran asociaciones con la denominación de las respectivas tribus africanas a que debían su origen. Así es que toda esa gente estaba alzada y más entonada que nunca, sabido es cuanto lisonjea a los negros las farsas y representaciones de sus extravagantes costumbres, usos, bailes y alusiones a su país natal”.

La relación entre bailes de negros y tango, divide a los autores y va desde los que aseguran que “el tango tiene motas en la raíz” como Vicente Rossi, pasando  por los que, como José Gobello, remiten su aporte fundamental a los coreográficos “cortes y quebradas” aplicadas a las preexistentes milongas y mazurcas bailadas por parejas abrazadas; hasta los que, como Carlos Vega, niegan a los bailes de los negros influencia fundamental en el tango.

Autores: Alejandro Molinari-Roberto Martínez-Natalio Etchegaray

Recomendados
Libros Recomendados
353_x_500_x_96_ppp.jpg
tapa_mujeres_small.jpg
Foro Argentino
de Cultura Urbana
ECU
SITIO
Inicio
Quienes Somos
Novedades
Contacto
EDUCACION
Capacitación Docente
Editorial
Seminarios
Facurbana TV
COMUNIDAD
Facebook
Twitter