Imagen Top
Enciclopedia del Tango
 
Costumbres
El Futbol

Puede decirse, sin lugar a dudas , que en el mismo espacio geográfico y por el mismo tiempo, nace junto al tango, la otra gran pasión de los argentinos: el fútbol. Es notable que, pese al origen común de ambos fenómenos culturales, y al hecho de que muchos hombres notables del tango, compartieran idéntica pasión por el fútbol, si se las compara con otras cuestiones de la vida cotidiana, son relativamente pocas las referencias que se encuentran en nuestra música popular sobre este deporte. 

No es sólo esa coincidencia en tiempo y espacio, a la que hacíamos referencia, lo que relaciona al fútbol con el tango, sino también ese misterio compartido en la devoción popular y esa natural facilidad del hombre rioplatense para desarrollarlos. Es que si por un instante nos detenemos a pensar, en esa simbiosis que se da entre el tango y el bandoneón, pronto aceptaremos que es un fenómeno extraño comprobar, que las manos del humilde habitante del suburbio, fueran capaces de extraerle sonido a ese raro y difícil instrumento musical de origen germano. No menos extraña resultará esa rara habilidad para manejar con los pies, ese balón de cuero que marineros ingleses trajeron a estas playas, y que  desde  siempre distinguió a los futbolistas de estas latitudes.

La trascendencia de ambas manifestaciones populares, el tango y el fútbol, serán desde siempre, expresiones populares en las que el hombre argentino  se reconocerá fácilmente, sobre todo en esta última, en la que la devoción por los colores de un club, resulta de difícil comprensión para aquel que intente analizar el fenómeno desde lo racional.  

Las referencias disponibles establecen que el 20 de julio de 1867, en los bosques de Palermo, en las proximidades del Planetario, se disputó el primer partido de fútbol en la Argentina. En la oportunidad se enfrentaron dos equipos, que estaban compuestos por ocho jugadores cada uno, ya que no pudieron completar los once, que por reglamento conforman un plantel. Algunos clubes relacionados con la colectividad inglesa, continuaron con la práctica de este deporte, tal el caso del Lomas Athletic Club, cuya vigencia se mantiene en la actualidad aunque la misma se halla ligada a la práctica de otros deportes, como el hockey sobre césped o rugby y que resultó el campeón de los primeros torneos que se organizaron en el país.

De todas formas de manera unánime, se acepta que el inicio definitivo de este deporte en el país, tiene lugar con la fundación del English High School, por parte de Alejandro Watson Hutton, el 2 de febrero de 1884. En ese colegio nace el legendario Alumni, que será el equipo que monopolizará casi todos los títulos en los primeros años del siglo XX. El primer torneo de fútbol organizado por una asociación, data del año 1891, los equipos estaban integrados por alumnos y ex alumnos de colegios británicos, o por ingleses que trabajaban en las empresas de ese origen radicadas en el país.

Después de un tiempo, el deporte llegó a algunos clubes relacionados con sectores de alto poder adquisitivo de nuestra sociedad, hasta que finalmente se fue introduciendo en todos los niveles de la población. La Asociación del Fútbol Argentino, (Argentine Association Football League), fundada por Watson Hutton en 1893, utilizó hasta el año 1906, el inglés como idioma para las reuniones de la entidad. Por ese entonces, ya habían comenzado a aparecer las instituciones que darían brillo definitivo a este deporte y harían trascender con sus logros, el nombre de nuestro país por el mundo. En el año 1901fue fundado River Plate, en 1903 Racing Club, en 1905 se fundan Boca Juniors, Independiente, Estudiantes de la Plata y Platense, en 1907 San Lorenzo de Almagro, en 1908 Huracán y en 1910 Velez Sarsfield, para citar sólo algunos de los equipos más representativos de nuestro fútbol.

El fútbol adquiere por esos años el carácter masivo que todavía mantiene. Los clubes crecerán de manera notable y prestarán una notable contribución al desarrollo de esa sociedad, que vivía en medio de los cambios que generaba el proceso inmigratorio iniciado unas décadas atrás, en muchos casos su pasión por algún club será la primera señal de arraigo con el país de adopción que encontrará el extranjero.

El aporte de las instituciones deportivas no se limitará a dar marco al desarrollo futbolístico, sino que se extenderá al fomento de otras actividades deportivas, culturales, llegando en algunos casos, hasta la instalación de escuelas de distintos niveles de enseñanza. En una primera etapa, hasta el año 1930, el fútbol tuvo carácter de deporte amateur, pero muy rápidamente, a partir del nacimiento de las que  en los primeros años serían clubes de barrio y luego nuestras instituciones tradicionales, las cosas comenzarían a modificarse. Con la aparición de esos clubes, los torneos comenzaron a despertar un interés extraordinario en toda la población y esto hizo que los jugadores empezaron a recibir compensaciones de tipo económico.

Esta nueva etapa, que se denominó amateurismo marrón, ocasionó el abandono de las instituciones ligadas a las elites y el fútbol pasó a ser el deporte popular por excelencia y el preferido de las clases populares. Ocupar un lugar en el plantel del club de fútbol de sus amores,  se transformó en el sueño de la mayoría de los argentinos, era ésta además, una de las posibilidades más concretas de mejora económica que se le presentaba a los pibes del barrio, situación que por otra parte, sigue teniendo vigencia hasta el presente. Esa relación tan particular con este deporte, que es común a la mayoría de nuestro pueblo, a veces parece indicar que todos nuestros actos están encaminados a ser expresados como si se estuviera disputando un partido de fútbol  y otras veces nos hace dudar y nos lleva a reflexionar si en realidad el fútbol no fue inventado para explicar el extraño comportamiento que muchas veces tenemos los argentinos. Todo esto quedará reflejado por el cine, la literatura, el periodismo costumbrista y el tango. Una de las pocas obras, aunque sumamente representativa es

El SUEÑO DEL PIBE - 1943
Letra. Reinaldo Yiso – Música: Juan Puey

Golpearon la puerta en la humilde casa,
la voz del cartero muy clara se oyó,
y el pibe corriendo con todas sus ansias
al perrito blanco sin querer pisó.

"Mamita, mamita", se acercó gritando;
la madre extrañada dejó el piletón
y el pibe le dijo riendo y llorando:
"El club me ha mandado hoy la citación".

Mamita querida,
ganaré dinero,
seré un Baldonedo
un Martino, un Boyé.
Dicen los muchachos

 de Oeste Argentino
que tengo más tiro
que el gran Bernabé.
Vas a ver qué lindo
cuando allá en la cancha
mis goles aplaudan;
seré un triunfador.
Jugaré en la quinta,
después en primera,
yo sé que me espera
la consagración.

Dormía el muchacho y tuvo esa noche
el sueño más lindo que pudo tener:
el estadio lleno, glorioso domingo
por fin en primera lo iban a ver.

Faltando un minuto están cero a cero:
tomó la pelota sereno en su acción,
gambeteando a todos enfrentó al arquero
y con fuerte tiro quebró el marcador

Libro: De Garay a Gardel. La sociedad, el hombre común y el tango

Autores: Alejandro Molinari-Roberto Martínez-Natalio Etchegaray

 

Recomendados
Libros Recomendados
tapa_muj.jpg
Foro Argentino
de Cultura Urbana
ECU
SITIO
Inicio
Quienes Somos
Novedades
Contacto
EDUCACION
Capacitación Docente
Editorial
Seminarios
Facurbana TV
COMUNIDAD
Facebook
Twitter