Imagen Top
Enciclopedia del Tango
 
Lugares de Tango
El Conventillo

La ciudad debió acompañar el crecimiento poblacional originado en la inmigración, con una adecuada oferta de habitaciones para alojar a esas gentes. La mudanza de los habitantes del casco antiguo hacia el Barrio Norte, a partir de la epidemia de fiebre amarilla registrada en 1871. permitió la utilización de antiguas residencias que quedaron deshabitadas, muchas de ellas en pésimo estado, como alojamiento de los marginados que venían del exterior y los que expulsaba el campo a partir del alambrado y otras reformas que se suscitaron casi en forma contemporánea al proceso inmigratorio. Toda la calle Balcarce, desde Plaza de Mayo hasta Parque Lezama, mostraba una sucesión de viejas casas coloniales, devenidas en conventillos. Estas antiguas construcciones, con techos de tejas tan bajos que parecían caerse encima de los transeúntes, mostraban una chapa metálica, que según la ordenanza municipal, indicaba la existencia de un inquilinato.

Algunas casas patricias de notoria fama, se convirtieron en conventillos; entre otras, La casa de la Virreina Vieja, ubicada en Perú y Belgrano, que fue habitada entre 1801  y 1804 por el Virrey del Pino, y luego por su viuda, por esta razón llevaba esa denominación; La casa de Ramos Mejía, ubicada en Bolívar 553, que fue el asiento de la legación británica y el refugio transitorio de Rosas, previo a exiliarse en Inglaterra; La casa de Manuel de Lavardén, en Balcarce y Venezuela, que habitara el poeta autor del drama Siripo; y La casa de los López, construida por Don Manuel Planes, dónde Vicente López y Planes, escribiera el Himno Nacional.

La transformación edilicia de estas antiguas residencias, corrió por cuenta de algunos especuladores, que hicieron fortunas con el alquiler de los cuartos de las mismas. Con el tiempo, el crecimiento de los barrios, extendió la ocupación de viejas casonas a otras zonas de Buenos Aires y finalmente, cuando la demanda agotó las antiguas construcciones, se diseñaron los llamados inquilinatos, que eran casas construidas con abundancia de maderas y chapas, como todavía es dable ver en el barrio de la Boca, y que mantuvieron todas las características del conventillo.
Por lo general, los conventillos establecidos en las viejas casas coloniales, constaban de tres patios de baldosas rojas y húmedas, al que daban innumerables habitaciones sumamente estrechas y con un promedio de ocupación de, aproximadamente, cuatro personas por pieza.

El mobiliario era más que precario: las camas, algún baúl que había servido para traer las escasas pertenencias desde Europa o en su defecto un desvencijado ropero, algunas sillas, una mesa, el retrato de algún familiar que había quedado en el terruño y la infaltable imagen religiosa. El patio solía tener aljibe y en el fondo de la casa, se alineaban las piletas de lavar la ropa y el baño o servicio, que era realmente una verdadera obra maestra del desprecio por el decoro y la dignidad de los moradores. La información sobre estos edificios se completaba con el correspondiente número en el frente y la referencia a la ordenanza municipal que señaláramos.

El  siguiente cuadro nos permite tener un panorama de la evolución que tuvo la ocupación de los conventillos en la ciudad de Buenos Aires.

          CONVENTILLOS EN CAPITAL FEDERAL


Año

Población

N° Conventillos

Habitantes Casas

Habit.Conventillos

%  extranjeros

1869

177.700

653

 

 

47%

1883

 

1868

 

 

 

1887

429.600

2895

313.400

116.200

52%

1904

950.900

2462

812.700

138.200

 

        
Un informe del Dr. Guillermo Rawson en un “Estudio sobre las Casas de Inquilinato”, resume de manera certera esta realidad, eximiéndonos de mayores comentarios sobre este fenómeno: ...”de aquellas fétidas pocilgas, cuyo aire jamás se renueva y en cuyo ambiente se cultivan los gérmenes de las más terribles enfermedades, salen esas emanaciones que son conducidas, tal vez, hasta los lujosos palacios de los ricos... Las casas de inquilinato, con raras excepciones si las hay, son edificios antiguos, mal construidos en su origen, decadentes ahora, y que nunca fueron calculados para el destino al que se los aplica...Los propietarios de las casas no tienen interés en mejorarlas puesto que así como están les producen una renta que no podrían percibir en cualquier otra colocación que dieran a su dinero”.

Los habitantes del conventillo

Unos versos salidos de la pluma de Alberto Vaccarezza, tal vez nos ayuden a ingresar en el tema:

Un patio de conventillo
un italiano encargao
un yoyega retobao
una percanta, un vivillo
un chamuyo, una pasión
choques, celos, discusión
desafío, puñalada
espanto, disparada
auxilio,  cana  ... telón

Por supuesto que esta introducción tiene la belleza de lo poético, pero en modo alguno describe la realidad de lo que era el mundo de los inquilinatos, por otra parte cuestión absolutamente atendible, ya que éste no era el objetivo del autor al escribir la pieza. No obstante, aparecen algunos personajes típicos como: el encargado, quien era el mandatario del propietario, responsable del cobro de los alquileres y del desalojo de algún moroso o indeseable, el que administraba la justicia casera ante los altercados propios de esos sórdidos lugares.

Se perfila en el poema la convivencia entre “tanos” y “gallegos”, como fenómeno típico de la inmigración, que atraía gentes de los países más diversos; y finalmente aparece en el poema el oscuro mundo de los personajes marginales. Este último tema, el de la marginalidad, es tratado también en la obra de Juan Sebastián Tallón “El tango en su etapa de música prohibida”, en este trabajo, encontramos la descripción de la pieza que ocupaba  El Cívico, famoso cafishio de la época, con su compañera  La Moreyra”, en el conventillo “El Sarandí”, que además tiene profunda relación con el tango, ya que también fuehabitado por las familias de Canaro y Greco.

Desde la perspectiva de nuestro análisis, resulta de la mayor importancia, el proceso integrador que se producía en el conventillo, por cuanto entre sus habitantes, además de los inmigrantes, se encontraban los otros marginados del nuevo orden que se sucedía después de Caseros: los gauchos de a pie.
Este hombre, antiguo habitante del país, termina encontrándose con el inmigrante, en esa confluencia de culturas, que da comienzo al largo camino de génesis de una nueva sociedad y un nuevo hombre, en un proceso que aún hoy parece continuar.
Los patios de esos conventillos fueron uno de los lugares más importantes para el nacimiento y consolidación del tango, el fenómeno cultural más trascendente para el proceso integrador de esas culturas.

Tal vez como un claro ejemplo de lo que venimos sosteniendo, sobre el papel del tango en ese proceso integrador y como elemento único e indispensable para reconstruir con absoluta fidelidad nuestro pasado inmediato, aparezcan los versos de “Oro muerto, tango escrito por Julio Navarrine, con música de Juan Raggi, que en la voz de Carlos Gardel, nos hace participar de la vida de un patio de conventillo de principios de siglo:
                                   
El conventillo luce su traje de etiqueta
Las paicas van llegando, dispuestas a mostrar,
que hay pilchas domingueras,
que hay porte y hay  silueta,
a los garabos reos, deseosos de tanguear.
La orquesta mistonguera musita un tango fulo.
Los reos se desgranan buscando, entre el montón,
la princesita rosa de ensortijado rulo
que espera a su Romeo como una bendición.

El dueño de la casa
atiende a las visitas
los pibes del convento
gritan en derredor
jugando a la rayuela.
al salto, a las bolitas,
mientras un gringo curda
maldice al Redentor.

El fuelle melodioso termina un tango papa.
Una pebeta hermosa saca del corazón,
un ramo de violetas, que pone en la solapa
del garabito guapo, dueño de su ilusión.
Termina la milonga. Las minas retrecheras
salen con sus bacanes, henchidas de emoción,
llevando de esperanzas un cielo en sus ojeras
y un mundo de cariño dentro del corazón.

Libro: De Garay a Gardel

Autores: Alejandro Molinari-Roberto Martínez-Natalio Etchegaray

 

Recomendados
Libros Recomendados
353_x_500_x_96_ppp.jpg
tapa_mujeres_small.jpg
Foro Argentino
de Cultura Urbana
ECU
SITIO
Inicio
Quienes Somos
Novedades
Contacto
EDUCACION
Capacitación Docente
Editorial
Seminarios
Facurbana TV
COMUNIDAD
Facebook
Twitter