Imagen Top
Enciclopedia del Tango
 
Lugares de Tango
Los Habitantes del Conventillo

Unos versos salidos de la pluma de Alberto Vaccarezza, tal vez nos ayuden a ingresar en el tema:

Un patio de conventillo
un italiano encargao
un yoyega retobao
una percanta, un vivillo
un chamuyo, una pasión
choques, celos, discusión
desafío, puñalada
espanto, disparada
auxilio,  cana  ... telón

Por supuesto que esta introducción tiene la belleza de lo poético, pero en modo alguno describe la realidad de lo que era el mundo de los inquilinatos, por otra parte cuestión absolutamente atendible, ya queéste no era el objetivo del autor al escribir la pieza. No obstante, aparecen algunos personajes típicos como: el encargado, quien era el mandatario del propietario, responsable del cobro de los alquileres y del desalojo de algún moroso o indeseable, el que administraba la justicia casera ante los altercados propios de esos sórdidos lugares.

Se perfila en el poema la convivencia entre “tanos” y “gallegos”, como fenómeno típico de la inmigración, que atraía gentes de los países más diversos; y finalmente aparece en el poema el oscuro mundo de los personajes marginales. Este último tema, el de la marginalidad, es tratado también en la obra de Juan Sebastián Tallón “El tango en su etapa de música prohibida”, en este trabajo, encontramos la descripción de la pieza que ocupaba  El Cívico, famoso cafishio de la época, con su compañera  La Moreyra”, en el conventillo “El Sarandí”, que además tiene profunda relación con el tango, ya que también fuehabitado por las familias de Canaro y Greco.

Desde la perspectiva de nuestro análisis, resulta de la mayor importancia, el proceso integrador que se producía en el conventillo, por cuanto entre sus habitantes, además de los inmigrantes, se encontraban los otros marginados del nuevo orden que se sucedía después de Caseros: los gauchos de a pie.

Este hombre, antiguo habitante del país, termina encontrándose con el inmigrante, en esa confluencia de culturas, que da comienzo al largo camino de génesis de una nueva sociedad y un nuevo hombre, en un proceso que aún hoy parece continuar.
Los patios de esos conventillos fueron uno de los lugares más importantes para el nacimiento y consolidación del tango, el fenómeno cultural más trascendente para el proceso integrador de esas culturas.

Tal vez como un claro ejemplo de lo que venimos sosteniendo, sobre el papel del tango en ese proceso integrador y como elemento único e indispensable para reconstruir con absoluta fidelidad nuestro pasado inmediato, aparezcan los versos de “Oro muerto, tango escrito por Julio Navarrine, con música de Juan Raggi, que en la voz de Carlos Gardel, nos hace participar de la vida de un patio de conventillo de principios de siglo:

El conventillo luce su traje de etiqueta
Las paicas van llegando, dispuestas a mostrar,
que hay pilchas domingueras,
                                           que hay porte y hay  silueta,
a los garabos reos, deseosos de tanguear.
La orquesta mistonguera musita un tango fulo.
Los reos se desgranan buscando, entre el montón,
la princesita rosa de ensortijado rulo
que espera a su Romeo como una bendición.

El dueño de la casa
atiende a las visitas
los pibes del convento
gritan en derredor
jugando a la rayuela.
al salto, a las bolitas,
mientras un gringo curda
maldice al Redentor.

El fuelle melodioso termina un tango papa.
Una pebeta hermosa saca del corazón,
un ramo de violetas, que pone en la solapa
del garabito guapo, dueño de su ilusión.
Termina la milonga. Las minas retrecheras
salen con sus bacanes, henchidas de emoción,
llevando de esperanzas un cielo en sus ojeras
y un mundo de cariño dentro del corazón.

Libro: De Garay a Gardel

Autores: Alejandro Molinari-Roberto Martínez-Natalio Etchegaray

Recomendados
Libros Recomendados
tapa_muj.jpg
Foro Argentino
de Cultura Urbana
ECU
SITIO
Inicio
Quienes Somos
Novedades
Contacto
EDUCACION
Capacitación Docente
Editorial
Seminarios
Facurbana TV
COMUNIDAD
Facebook
Twitter